Cómo prestar servicios online

Cómo convertir tus servicios presenciales en servicios online en tres pasos

En estos momentos en los que la vida presencial se ha paralizado, son muchas las empresas y los profesionales que necesitan reinventarse, o al menos adaptarse a la nueva situación para sobrevivir y salir adelante. Una forma de hacerlo es pasar de prestar servicios presenciales a prestar servicios online. 

Aunque lo mío es la comunicación y el copywriting, llevo años trabajando desde casa y prestando servicios a través de internet. Aprendiendo sobre modelos de negocio online. Viendo los diferentes tipos de negocio de mis clientes y ayudándoles a llegar a sus propios clientes a través de la comunicación. ⁣En este artículo te comparto mi experiencia personal. 

Estoy convencida de que (casi) todo negocio puede pasar al mundo online. Está claro que en unos casos es más fácil que en otros. Sin embargo, es momento de hacer uso de la creatividad y adaptarse. 

Según lo veo, no es una cuestión de hacer cambios para salir del paso sino de definir estrategias y trazar planes pensando a medio y largo plazo. Abrir nuevas oportunidades que queden cuando vuelva la normalidad. Y una de esas oportunidades está en pasar a prestar servicios en internet.

No te digo que si tienes un negocio presencial sea el momento de abandonarlo o hacer un cambio radical sino simplemente adaptarlo y crear nuevas líneas de ingresos pensando en la sostenibilidad en el tiempo. Creo más bien que se trata de diseñar estrategias que ayuden, no solo a la supervivencia de los negocios sino que los hagan más fuertes y más flexibles gracias a la capacidad de adaptación y a la diversificación de ingresos. 

Porque la crisis pasará pero la huella quedará para siempre.

Y moldear tu negocio para convertirlo en un negocio online, crear una versión online de algunos servicios o añadir formación te permitirá: 

Ganar en flexibilidad

El teletrabajo no es solo para los tiempos de crisis. También facilita la conciliación y te da mayor libertad de horarios y de movimiento.

Ahorrar tiempo y dinero

La inversión necesaria para montar un negocio online es más baja que para montar uno presencial. Por ejemplo, se evitan desplazamientos y gastos de alquileres. 

Generar nuevas oportunidades

Abrir nuevas líneas de negocio y llegar a más personas sin necesidad de limitarte a tu ámbito geográfico cercano. 

Estos son los tres pasos que considero necesarios para convertir tu oferta presencial en servicios o formación online de forma sencilla pero con una base sólida. 

1. Definir

Es obvio. Antes de lanzar un servicio o una formación nueva debes definir tu oferta. En el caso de la transformación de un servicio previo para prestar servicios online, veo tres posibilidades (seguro que existen más): 

El servicio presencial se puede prestar del mismo modo de forma online

En este caso, solo tendrás que buscar las herramientas necesarias para poder seguir con tu actividad.

Por ejemplo, consultas de psicología, clases particulares de idiomas para niños o adultos y cualquier tipo de servicio que no requiera presencia física como servicios de diseño, de marketing o de consultoría.

El servicio presencial se puede adaptar con modificaciones para prestarse online

Tendrás que analizar tu situación particular y las características de tu servicio. Hacer uso de tu creatividad y pensar en cómo puedes ayudar a tus clientes sin salir de casa.

Por ejemplo, tiendas físicas que pasan a vender online o a hacer entregas a domicilio. 

El servicio presencial se puede convertir en formación

Hay otros servicios que no se pueden prestar si no es de forma presencial. Por ejemplo, si tienes un estudio de tatuajes es evidente que no puedes tatuar a través de internet. Sin embargo, sea cual sea tu negocio, seguro que puedes ofrecer formación: cursos, talleres prácticos, mentorías. Por ejemplo, un curso de ilustración para tatuajes dirigido a las personas que quieran hacer sus propios diseños. 

En realidad, la opción de la formación online es válida para cualquier negocio porque sea lo que sea lo que haces, seguro que tienes mucho que compartir y que enseñar.

Definir los nuevos servicios adaptados al mundo online paso a paso

A la hora de plantear tu oferta para prestar servicios online es importante que tengas en cuenta que tu servicio o tu formación tiene que ser una solución para tus clientes. Resolver un problema, cubrir una necesidad o ayudarles a alcanzar un deseo. Si no resulta útil no lo venderás por mucha promoción que hagas.

Por eso, debes investigar para conocer las necesidades actuales de tus clientes. Qué necesitan y cómo puedes ayudarles. No solo eso, también debes averiguar cómo piensan, cómo se sienten y qué quieren conseguir. ¿Para qué? Para que cuando llegues al paso tres (comunicar) puedas crear un mensaje que conecten con esas personas. 

Después, define tu oferta con todo detalle  si es un servicio y concreta el contenido si es un curso. En ambos casos, debes tener claro: qué incluye, cuánto cuesta, en cuánto tiempo se desarrolla, cómo la vas a prestar, a quién se dirige, qué problema resuelve y qué beneficios aporta. 

Tendrás que valorar también cuánto tendrás que invertir. Porque sí, tendrás que invertir. Es cierto que, como norma general, la inversión para desarrollar un servicio o una formación online es más baja pero siempre es necesario invertir algo porque necesitarás al menos herramientas y difusión. 

2. Implementar 

Es hora de pasar a la acción. Ya tienes definido tu servicio o tu formación. Llega el momento de preparar todo lo necesario para poder prestar tu servicio online. Para ello necesitas:

Pensar en los procesos y en la comunicación con tus clientes

Establecer de forma detallada cada fase del proceso de tu servicio o de tu formación para saber qué herramientas necesitarás y qué materiales deberás crear. 

Crear el material

Todo, todo lo que necesites para prestar tu servicio a través de internet de forma eficaz y productiva. 

Por ejemplo, si es una formación tendrás que crear los materiales, los vídeos o los contenidos de las clases…

Tanto para formaciones como para servicios online, necesitarás comunicarte con tus clientes. Habrá, por ejemplo, correos que se repitan a menudo (el de envío de un presupuesto, las respuestas a preguntas frecuentes, el de envío de una factura…) y si tienes preparada de antemano una plantilla con la respuesta ahorrarás tiempo porque solo tendrás que personalizar, evitarás olvidar asuntos importantes y tener que mandar correos demás y mejorarás la atención a tus clientes. Son todo ventajas. 

Elegir las herramientas

Existen herramientas de sobra para poder prestar servicios e impartir formación a través de internet de forma rápida, sencilla y económica. 

Tendrás que hacer una lista de las tareas que necesitas realizar, valorar las herramientas que más se adaptan a tus necesidades y elegir. Mi recomendación que busques la herramienta que más se ajusta a lo que necesitas teniendo en cuenta el criterio económico pero sin que sea el factor de más peso. Es cierto que hay herramientas con versiones gratuitas que te pueden servir. Pero a veces dedicamos tanto tiempo a buscar una solución gratuita que en realidad estamos perdiendo días y oportunidades. 

Hay herramientas digitales para automatizar correos, agendar reuniones, hacer videoconferencias, gestionar proyectos… Casi todo se puede hacer por internet. Así, que busca, compara y quédate con la mejor opción. 

Mi recomendación para iniciar algo nuevo es empezar con el mínimo viable. Y sobre todo cuando se trata de formación. Aquí implementar no quiere decir que tengas que montar tu propia academia. También hay plataformas de formación en las que puedes añadir tu curso sin perder tiempo, sin tener que invertir en una plataforma propia y sin complicaciones. 

Es más, si vas a lanzar un curso o un programa digital de mentoría ni siquiera tienes que tener todo el contenido creado. La opción de hacer un lanzamiento beta es perfecta para empezar y minimizar riesgos. ¿En qué consiste? Resumiendo: haces el planteamiento de tu formación detallando el programa y los contenidos, lo pones a la venta a un precio reducido por ser beta, o sea una primera versión que todavía no está creada, y vas creando el contenido a medida que avanzas con tu primer grupo de alumnos. 

3. Comunicar

Es imprescindible para vender tus servicios y tus formaciones. La comunicación es la única manera de llegar a tus clientes y de que tus clientes lleguen a tu negocio. Si  sacas a la venta un nuevo servicio o una nueva formación debes decirlo alto y claro. Y estos son los pasos para crear tu plan de comunicación a medida. 

Establecer objetivos y definir la estrategia de comunicación

Establece unos objetivos de comunicación que te ayuden a lograr tus objetivos de negocio y diseña el plan de acción para conseguirlos. 

Crear el mensaje y definir el tono de voz

Recuerda las necesidades actuales de tus clientes para crear el mensaje adecuado. Y ten en cuenta la personalidad de tu marca para seguir con su estilo y tono de voz.

Hacer una planificación realista

Haz una planificación realista del contenido que vas a necesitar para comunicar a tus potenciales clientes que tienes un servicio nuevo o que ahora vas a prestar tus servicios a través de internet. 

Crear el contenido y darle visibilidad

Crea el contenido que te hayas marcado en la planificación y dale visibilidad en los canales en los que estén tus clientes: blog, redes sociales, newsletter. 

Si te bloqueas, te faltan ideas o no sabes por dónde empezar, pregunta. A otros emprendedores online, a profesionales expertos en creación de negocios digitales y a tus propios clientes. Encontrarás respuestas y podrás pasar a prestar servicios online de una forma más sencilla de lo que piensas.

Es el momento de adaptarse y reinventarse.

Todavía no hay comentarios. ¿Te animas a dejar el primero?

¿Quieres comentar algo? Adelante, estás en tu casa.