Mi primer mes como bloguera.

Reflexiones irrelevantes sobre el primer mes con mi blog

Sin comerlo ni beberlo mi blog ha superado su primer mes de vida. ¡Pues vaya una cosa! Estarás pensando. Y llevas razón. No es que tenga mucho mérito decir que un blog ha alcanzado un mes de existencia. Sin embargo, para mí este mes ha sido un mes importante. De cambios, de emociones, de reflexiones (unas más irrelevantes que otras) y, sobre todo, de aprendizaje. Por eso quiero compartir contigo esta experiencia.

No, no te voy a aburrir con los datos de Google Analytics. Que los miro, lo confieso, y la verdad es que sí me he llevado alguna alegría al verlos. Pero no son para mí ni mucho menos lo más importante. Este post va sobre reflexiones mucho más irrelevantes.

Superar obstáculos.

Si ya tienes un negocio online o estás en ello, estoy segura de que has tenido que enfrentarte a mil y un obstáculos hasta conseguir que tu proyecto salga adelante. Hasta que el mío ha visto la luz ha pasado mucho tiempo. He dado muchas vueltas hasta decidirme y llegar a ese ¡sí, esto es justo lo que quiero! Tantas vueltas que casi me mareo. Y queda camino que recorrer con obstáculos incluidos porque no ha hecho más que comenzar.

Hoy quiero hablarte de algunos de esos obstáculos que nos bloquean y que para colmo vienen de nuestro interior. Conste que no te hablo como experta en estos temas sino desde mi propia experiencia. Estas son algunas de las barreras que he tenido que salvar para lanzar la web que es la base de mi proyecto:

La maldición del perfeccionismo.

¿Pero cómo voy a publicar la web así? Si todavía podría definir mejor los servicios; poner unos formularios de suscripción más atractivos; mejorar el texto de la home; buscar una tipografía más acorde; cambiar ese título… Y un largo etcétera que al final no es ni más ni menos que una gran lista de excusas para no pasar a la acción. No digo que haya que hacer las cosas a loco sino en su justa medida.

Soy defensora de la calidad pero tuve que entender que la perfección no existe y grabarme a fuego la frase “más vale hecho  que perfecto” para poder lanzar mi proyecto.

El síndrome del todo se ha dicho ya.

¿Sabes la cantidad de blogs que hablan sobre diseño web, copywriting o comunicación? Yo tampoco sé con exactitud cuántos hay pero deben ser muchísimos. Están por todas partes. Entonces, ¿qué puedo aportar yo sobre este tema si todo se ha escrito ya? Pues seguro que algo puedo aportar, mi punto de vista, mi conocimiento, la percepción desde mi experiencia. Y todo con unas ganas tremendas de ayudar a pequeñas marcas a construir su acogedor hogar en internet. No sé tampoco cuántos blogs habrá en tu nicho pero seguro que ninguno es como el tuyo.

El autosabotaje.

¡Ay el autosabotaje! Ese impertinente compañero de viaje que te dice cosas feas al oído. El que engloba todos los demás bloqueos. Echarlo de mi lado y empezar a rodar ha sido todo uno. Te sorprenderá. Pero tomar la determinación de que esto tenía que salir adelante y tomar acción ha dejado paso a una sensación muy positiva y a una etapa llena de ilusión. Algo así como una liberación.

El qué dirán.

O dicho de otro modo, qué aceptación tendrá el proyecto. Otro de los clásicos. En en el caso de este obstáculo/bloqueo creo que es más normal que nos genere dudas. Deja de ser un bloqueo cuando asumes que no a todo el mundo le gustará lo que haces o lo que escribes. Pero claro, si montas un negocio online es porque quieres que funcione y tiene haber alguien al otro lado a quien sí le guste lo que haces. Y es normal que nos preocupe después de todo el tiempo y la ilusión que dedicamos a nuestros proyectos.

En la superación de este obstáculo has tenido mucho que ver tú. Sí, tú que has sido la protagonista de los mejores momentos, de esas primeras veces que nunca se olvidan. La primera vez que miras Analytics y ves que, en efecto, la web ha tenido visitas; la primera suscripción que te llega al correo y te hace dar saltos de alegría. ¿En serio? ¿Una suscripción? ¡Si ni siquiera tengo regalo de bienvenida!; el primer comentario en el blog; las primeras opiniones. Gracias y espero que este sea el comienzo de una bonita amistad.

Todo empieza a funcionar.

Los obstáculos son como la energía, no se crean ni se destruyen, solo se transforman. Unos desaparecen y otros nuevos aparecen. Pero si has superado los que te bloquean será más fácil superar los demás. Todo empieza a funcionar. Y cuando lo hace, te das cuenta de que no era para tanto.

Ahora espero seguir escribiendo aquí cada semana para acercarte al mundo de la comunicación, el diseño web y la creación de contenido. 

Y para celebrarlo…

Quiero abrir un espacio de colaboraciones en el blog. Me gustaría invitarte a escribir aquí si tienes un blog relacionado con la comunicación, el marketing digital o el emprendimiento. Si te apetece aportar un punto de vista diferente, hablar de un tema de interés para emprendedores o se te ocurre alguna idea alucinante solo tienes que escribirme a hola@crisllorente.com. Y lo mismo si quieres que sea yo la que escriba en tu blog. Estaré encanta. 

Después de este paréntesis colaborativo volvemos a los bloqueos. Porque ya sabes que esta aventura está llena de altibajos, momentos de negrura y dudas inmensas, momentos felices y pequeños placeres.

Y tú, ¿te has encontrado con algún bloqueo al poner en marcha tu negocio? Puedes contármelo en los comentarios. Las historias inspiran y nos ayudan a mejorar. Por eso me gustaría conocer la tuya.

Etiquetas:
14 Comentarios
  • ADELA EMILIA
    Publicado en 09:48h, 16 noviembre Responder

    Hola Cristina.

    Visto desde fuera, quien lee el post puede decir perfectamente, pues el título es acertadísimo porque son «menudencias» lo que esta señora nos cuenta.

    Ahora bien, cuando decides meterte en un proyecto de estas características, donde la mayoría de los que nos metemos lo hacemos como salida profesional (por aquello de la crisis, a lo que hay que unirle que a partir de los 45 años se te pasó el arroz, y ya sólo vales mucho para tu madre, pero no para una empresa), esas dudas y esos miedos que tú explicas en tu post, dejan de ser menudencias o cosas irrelevantes, para convertirse en auténticos motivos de estrés, capaces de frenar tu lanzamiento o de acabar con tu salud mental en poco tiempo.

    Por eso, en cualquier aspecto de la vida, desde fuera es muy fácil de juzgar, pero cuando tú estás dentro de un problema, o de una actividad profesional, o de una situación familiar complicada, sólo el que está dentro, sabe lo que realmente significa pasar esa situación.

    En el caso concreto de los que trabajamos en el mundo online, todos sabemos (o deberíamos saber) que durante un mínimo de 4 ó 5 meses vas a tener que hacer la travesía del desierto, donde vas a vivir todas estas situaciones que tú comentas en el artículo, y quizá entonces, puede que empieces a ver la luz en el fondo del túnel.

    Lo mejor es cuando te preguntan ¿has empezado a ganar dinero ya? y llevas con el blog abierto 15 días. Eso ya es «pa reventaaaaaar».

    Muy acertado y útil tu post, enhorabuena.

    • Cristina Llorente
      Publicado en 10:38h, 16 noviembre Responder

      Hola Adela,

      Es cierto que no son menudencias y que pueden paralizar un proyecto. Eso te lo digo por experiencia. El caso es que son obstáculos que se pueden salvar si se identifican y se asumen. A veces nos empeñamos en esconderlos y hacer como si no existieran cuando, en realidad, son más comunes de lo que parece. Por eso he querido escribir este post.

      Ahora, aquello de la crisis es otra historia. Cierto que habrá empresas que piensen que a partir de los 45 se te pasó el arroz. Yo, desde luego, no lo veo así. A los 45 queda mucho camino por recorrer y con la ventaja que da la experiencia. Solo hay que echar un vistazo a los proyectos que están surgiendo por parte de personas de cuarenta y x años para darse cuenta. Y si hay que ver el lado positivo es que muchas personas se están reinventando en algo que les hace más felices que trabajar en una empresa. Sin dejarnos llevar por la euforia y los mitos del emprendimiento online, claro. Que no es un camino de rosas. Ni se gana dinero desde el primer día, ni los negocios funcionan solos.

      Adela, me alegra que me leas y que aportes tu punto de vista.

      Un saludo.

  • Esti López
    Publicado en 15:13h, 17 noviembre Responder

    Hola Cristina!

    Mira que lo estaba leyendo y me sentía completamente identificada…

    Lo interesante de todo esto es que cuando ya parece que lo has superado, siempre hay momentos en el transcurso de tu proyecto: subidas y bajadas en los que estos miedos y bloqueos reaparecen, pero bueno, como la experiencia es un grado, vamos aprendiendo cómo enfrentarlos.

    ¡Un abrazo y felicidades por ese primer mes, que sean muchos más! 😉

    • Cristina Llorente
      Publicado en 18:38h, 17 noviembre Responder

      Hola Esti,

      Muchas gracias. Si lo he escrito es justo porque otras veces me he sentido identificada en confesiones de este tipo de otras personas y me han servido de inspiración. Sí, me imagino que esto no se acaba aquí pero vamos avanzando.

      Un abrazo.

  • Cristina Piriz
    Publicado en 15:56h, 17 noviembre Responder

    Hola Cristina,

    Nunca hubiera dicho que tu blog tiene solo un mes de vida, se ve super profesional y muy completito 🙂

    Me siento muy identificada con todo lo que dices. Ahora estoy a punto de abordar el tema del «que diran». Parece mentira pero pocos de mi círculo han visto con sus ojos mi proyecto porque no lo he compartido aun con ellos… increible! 🙂

    Y que se cumplan muchos meses más, te deseo mucho éxito!
    Un saludo, Cristina

    • Cristina Llorente
      Publicado en 18:42h, 17 noviembre Responder

      Hola Cristina.

      Tiene un mes de vida pero mucho tiempo de preparación previa. Algo bueno tiene que tener la maldición del perfeccionismo. Me alegra que te parezca profesional.

      ¡Ánimo con el «qué dirán»! Yo he visto tu proyecto y me gusta. Es difícil que guste a todo el mundo pero lo importante es que funcione.

      Un saludo.

  • Conchi S.
    Publicado en 16:33h, 17 noviembre Responder

    Hola Cristina,

    Lo primero, ¡felicidades por tu primer mes de blog! A quien le parezca irrisorio tener el blog un mes, ¡es que nunca ha tenido uno! Además, tal y como yo lo veo, cualquier hito es susceptible de celebrarse, del modo que se quiera, porque son estas pequeñas cosas las que nos ayudan y nos motivan a seguir adelante a por muchos meses más de blog.

    En cuanto a los obstáculos, yo siempre he dicho que mi mayor obstáculo he sido yo misma, y es que incluso con el famoso «qué dirán», todo es producto de nuestra mente e imaginación. Cuando te enfrentas a la cruda realidad, que lo llaman, suele ser bastante más amable de lo que esperabas. Al menos, en cuanto a apoyo o colaboraciones por parte de otros que, como tú, saben por lo que pasas.

    Sobre todo, entiendo lo que cuentas de dar con el proyecto perfecto para ti. Éste es un proceso que a mí al menos me ha llevado tiempo y varios intentos, por eso reconozco tu constancia y tu perseverancia, ya que sin ellas no hubieras llegado donde estás hoy. Aún así, en mi experiencia, nunca acabamos de considerar «perfecto» nuestro proyecto y siempre estamos de reformas, como si dijéramos. Pero, está bien innovar y tratar siempre de mejorar, lo que no hay que dejar es que se convierta en obsesión y nos frene.

    Lo dicho, espero que sean muchos meses más. Un saludo enorme.

    • Cristina Llorente
      Publicado en 18:56h, 17 noviembre Responder

      Hola Conchi,

      Gracias. A mí también me ha costado dar con la idea de proyecto que quería. Me ha costado plantearlo y replantearlo un montón de veces. Sin embargo, en esto en concreto sí creo que es importante tenerlo claro. No tiene porqué ser perfecto hasta el punto de paralizarnos porque no alcanzamos esa perfección pero pienso que tener clara la idea y sentirte identificada con ella es fundamental para que desarrollar todo lo demás. Pararse a reflexionar y definir la base del proyecto antes de empezar y de empezar a comunicar me parece una inversión de tiempo y esfuerzo ineludible. Y luego sí, siempre de reformas pero partiendo de una base definida es más probable que no haya que volver a construir la casa entera (espero).

      Un abrazo.

  • Alvaro San
    Publicado en 14:38h, 18 noviembre Responder

    Pues te está quedando un blog bien bonito!!

    Ole ese perfeccionismo 🙂

  • Hernan
    Publicado en 01:38h, 19 noviembre Responder

    Hola cristina felicidades por tu primer mes. Es algo que celebrar porque seguro has trabajado mucho a la par de llevar tu vida porque todo blog demanda tiempo y esfuerzo. Espero que progreses y disfrutes del camino. Un abrazo

    • Cristina Llorente
      Publicado en 06:52h, 19 noviembre Responder

      Hola Hernan,

      Gracias. Así es, preparar un proyecto lleva mucho trabajo previo. Y espero trabajar mucho más en él.

      Un saludo.

  • Pablo Fayos
    Publicado en 23:03h, 19 noviembre Responder

    Buenísimo el post, creo que somos muchos los que nos vemos reflejados en todas y cada una de tus palabras.
    Por cierto, suscribo lo que dicen por ahí arriba, parece un blog mucho más veterano. Sigue así!

    • Cristina Llorente
      Publicado en 06:14h, 20 noviembre Responder

      Hola Pablo.

      Gracias por tu comentario. En general creo que es normal tener ciertos miedos, las cuestión en superarlos para seguir avanzando. Y parece ser que, en efecto, le pasa a bastante gente aunque puede que sea un tema del que no se habla demasiado.

      Un saludo.

¿Quieres comentar algo? Adelante, estás en tu casa.

Uso de cookies

En esta web utilizo cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario, saber cómo te mueves por aquí y poder crear el contenido y los servicios que te interesan. Si continúas navegando considero que aceptas el uso de las cookies. Puedes leer toda mi política de cookies aquí. Pero la verdad, como lectura te recomiendo el blog. ACEPTAR

Aviso de cookies