Cuándo contratar a un copywriter

3 situaciones en las que no deberías contratar a una (un) copywriter

¿Contratar a un copywriter es bueno para tu negocio? Sin duda. Te ayudará a comunicar con claridad el valor de tus productos o de tus servicios, a diferenciarte y a conectar con tus potenciales clientes. 

Entonces, ¿por qué voy a decirte cuándo no deberías hacerlo?

Seguro que alguna vez has comprado algo o te has apuntado a un curso que no te ha resultado tan útil como esperabas. Puede que hayas pensado: «no era el momento adecuado». Eso mismo pasa con el copywriting.

Porque cada acción dentro de un negocio tiene su momento. A veces, me llegan solicitudes de presupuestos de personas que no están en ese momento. ¿Lo estarán en el futuro? Casi seguro que sí. Pero cada cosa a su tiempo.

Cuándo no deberías contratar a un copywriter

Si todavía no has definido tu negocio

Entonces todavía no ha llegado el momento. Antes de empezar con los textos de tu negocio es necesario que tengas claros otros puntos. Por ejemplo, a quién te vas a dirigir, qué servicios vas prestar o qué infoproductos vas a vender, cuál es tu modelo de negocio…

Si llegas a la fase de redacción de los textos sin haber definido al milímetro estos puntos, el proceso se parará. El interrogatorio que hacemos los copywriters antes de empezar a escribir te hará plantearte cuestiones en las que, tal vez, ni siquiera hayas pensado antes.

Me ha pasado con clientes a los que el cuestionario inicial para recabar la información necesaria para los textos les ha hecho ser conscientes de algunas lagunas que todavía quedaban en su proyecto.

Y para que los textos funcionen, estos puntos deben estar definidos. Lógico, ¿verdad? ¿Cómo vamos a comunicar de forma efectiva algo que todavía no está claro?

Por el contrario, ¿cuándo sí puede una (un) copywriter ser de gran ayuda para tu negocio?
Al iniciar tu negocio

Cuando vas a montar a tu negocio y ya tienes todos los aspectos importantes definidos. Entonces sí, el copywriting te ayudará a salir al mercado con unos textos que muestren tu autoridad y profesionalidad desde el principio. Y te resultará más fácil conseguir esos primeros clientes.

Es frecuente, al iniciar un negocio, empezar con una web, un logo o unas fotografías de andar por casa. Buscamos echar a andar con la menor inversión (aunque eso suele significar que, al final, la puesta en marcha se dilate en el tiempo). Sin embargo, ese aparente ahorro puede salir bien caro. Se traduce en una imagen poco profesional. Y los textos también forman parte de esa imagen. Después viene el «mi negocio pasa desapercibido», «nadie me contacta a través de la web», «rechazan mis presupuestos porque el precio les parece caro»…

En definitiva, ese aparente ahorro tiene un coste de oportunidad.

Cuando tu negocio evoluciona

Todos los negocios evolucionan. Empezaste con una idea. Fuiste adaptando tus servicios. El perfil de tu público ahora es diferente. O sin más, tu negocio ha crecido y tus textos están pidiendo a gritos una revisión.

Los textos de tu web, de tus emails o de tus páginas de venta deben comunicar el valor de tu negocio aquí y ahora. Si han quedado desfasados; si quieres optimizar tu web para mejorar las conversiones y la experiencia de usuario; o si quieres mostrar esa autoridad y profesionalidad de la que te hablaba antes: estás en el momento perfecto para trabajar tus textos con una (un) copywriter.

Si vendes infoproductos

Si vendes formación, cursos, ebooks, programas de mentoría, membresías o cualquier tipo de infoproducto, necesitas copywriting sí o sí. Vendes tu oferta a través de internet y los textos son la conversación con tus clientes. De esos textos depende que se fijen en tus productos, que se interesen por ellos y que hagan clic en comprar.

No importa si tienes un embudo de venta automatizado para vender tus infoproductos en evergreen o si piensas hacer un lanzamiento. Aquí sí, necesitas copywriting. Y lo necesitas para toda la cadena de textos. Desde el primer anuncio para Facebook Ads hasta el último email de la secuencia. Además, si esa secuencia de textos tiene coherencia de principio a fin, mejor que mejor.

Si no crees en el poder de las palabras

Cuando crees que la gente no lee, que cualquier texto sirve porque lo importante es el diseño, que este trabajo lo puede hacer cualquiera… 

Entonces es mejor que no lo hagas porque hay muchas posibilidades de que no salga bien. Primero, debes ver el valor de este trabajo, ser consciente de que las palabras sí importan. Y de que los textos, escritos con técnicas de copywriting, captan la atención y despiertan el interés de los posibles clientes de un negocio. 

Además, más allá de ayudarte a conseguir ventas rápidas, los textos son los encargados de conversar con tus clientes, de hacer que su experiencia con tu marca sea única y de ganarte su confianza palabra a palabra.

Porque la gente lee cuando le interesa lo que lee. Conecta cuando le emociona lo que lee. Y compra cuando confía en lo que lee.

Pero debes tener la convicción de que un copywriter es lo que necesitas y lo que quieres.

Por el contrario, ¿cuándo sí deberías contratar a una (un) copywriter?

Lo mismo pero al revés. Cuando eres consciente de la importancia que tienen los textos de tu negocio. Si sabes que los textos son la conversación con tus clientes y la atención a tu público. Cuando alguien llega a tu negocio a través de internet, no estás ahí para recibirlos en persona. Son tus textos los que hablan por ti.

Si solo buscas unos textos bonitos

En este caso tampoco deberías contratar a un copywriter. Tal vez te estés equivocando de profesional.

El trabajo como copywriter va más allá de escribir textos bonitos. Se trata de escribir textos efectivos, que ayuden a conseguir objetivos. Si además son bonitos, mejor. Pero ese no es el fin último del copywriting.

La redacción de textos utilizando técnicas de copywriting comienza con un proceso de investigación para conocer a fondo el negocio, el producto o el servicio y las personas a las que se dirige. Esa investigación es la clave para que, después, los textos funcionen. La redacción se basa en las conclusiones que se extraen de esa fase previa. Por eso después conectan con el público y no se quedan solo en unos textos bonitos.

Por el contrario, ¿cuándo sí es una (un) copywriter el profesional que buscas?

Cuando quieres unos textos que te ayuden a alcanzar tus objetivos. Unos textos que muestren el valor de tu oferta, que hablen el mismo idioma que tus clientes y que conecten con esas personas que te descubren a través de internet. Cuando tu objetivo sea tener unos textos que conviertan desconocidos en clientes.

Contratar a una (un) copywriter o no hacerlo es una decisión que está en tus manos. Por mi parte, espero que este artículo te aclare algunas ideas sobre lo que hace y lo que no hace un copywriter. Y si estás convencido de querer contratar a una, ya sabes dónde localizarme.

Todavía no hay comentarios. ¿Te animas a dejar el primero?

¿Quieres comentar algo? Adelante, estás en tu casa.

Uso de cookies

En esta web utilizo cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario, saber cómo te mueves por aquí y poder crear el contenido y los servicios que te interesan. Si continúas navegando considero que aceptas el uso de las cookies. Puedes leer toda mi política de cookies aquí. Pero la verdad, como lectura te recomiendo el blog. ACEPTAR

Aviso de cookies